Indicadores clave de rendimiento KPI´s

DEFINICIÓN RÁPIDA

Los indicadores clave de desempeño son medidas y métricas que respaldan y facilitan el logro de objetivos organizacionales críticos. Los KPI son muy importantes para comprender y mejorar el rendimiento de fabricación; tanto desde la perspectiva de la manufactura lean para eliminar el desperdicio como desde la perspectiva corporativa de lograr objetivos estratégicos.

DEFINICIÓN AMPLIADA

Toda empresa se evalúa a sí misma hasta cierto punto. A menudo, estas medidas se basan en información histórica. Si bien ciertamente hay valor en el análisis histórico, es un principio fundamental de si los indicadores clave de desempeño son métricas actuales o prospectivas. También es fundamental que los KPI estén alineados con los objetivos estratégicos de la empresa y se implementen de manera que respalden el cambio positivo.

Los KPI pueden ser muy efectivos para exponer, cuantificar y visualizar el cambio (el término lean para el desperdicio). La esencia de la manufactura lean y el tema central del Sistema de Producción de Toyota (TPS) es eliminar el desperdicio; en otras palabras, eliminar sin descanso todas las actividades que no agregan valor al cliente. Los KPI efectivos cuantifican el desperdicio, brindan un sistema de alerta temprana para los procesos que operan fuera de la norma y brindan consejos importantes sobre dónde deben enfocarse los esfuerzos de mejora.

Los indicadores clave de desempeño también son motivadores altamente efectivos. La teoría de la motivación (es decir, el comportamiento organizacional) es un campo complejo con muchas opiniones diferentes; sin embargo, existe un amplio consenso de que una clave central para la motivación efectiva es establecer metas desafiantes pero alcanzables (por ejemplo, metas SMART, que son específicas, medibles, alcanzables, realistas y específicas en el tiempo). Los objetivos SMART son excelentes candidatos para los KPI.

Los KPI efectivos pueden energizar el piso de producción, desatando el espíritu competitivo y promoviendo el kaizen (el término lean para la mejora continua). ¿Cómo se hace esto? Proporcionar una «voluntad» (un fuerte deseo de mejora) y un «camino» (herramientas eficaces). La «voluntad» fluye de una cultura de confianza. El objetivo no es simplemente mejorar un número; en realidad, está mejorando el rendimiento. Lograr esto requiere una adhesión genuina al piso del taller. El «camino» fluye de los KPI que pueden ser influenciados y controlados por el personal de la planta. Después de todo, si los comerciantes no pueden influir en el KPI, ¿qué valor les proporciona? Colectivamente, esta «voluntad» y «forma» crean democracia de la información; capacitar al personal de la planta con información procesable y un nivel significativo de control sobre el proceso.

Los KPI también deben proporcionar información significativa, confiable y precisa. Por lo tanto, es importante definir y documentar cuidadosamente la metodología de medición antes de implementar un KPI en particular. Las metas y los deseos suelen ser vagos, mientras que los indicadores clave de desempeño son muy específicos. Y dado que los KPI son indicadores de progreso y rendimiento, es vital que todos los que los utilicen puedan confiar en su precisión.

BENEFICIOS

¿Te imaginas conducir tu coche sin velocímetro o indicador de combustible? ¿Conduce solo sobre la base del espejo retrovisor? Ésta es exactamente la situación que existe en la mayoría de los talleres en la actualidad. Los KPI efectivos permiten a los gerentes y operadores estar al tanto del pulso del taller.

Aquí hay cinco pasos para crear y mantener KPI efectivos para su planta:

  • Estudie los objetivos estratégicos de su empresa.
  • Seleccione, defina y documente cuidadosamente los KPI que impulsarán el comportamiento deseado.
  • Cree la «voluntad» y el «camino» como se describió anteriormente (por ejemplo, educar, capacitar y escuchar).
  • Empiece a utilizar KPI para impulsar un rendimiento mejorado.
  • Haz esto de nuevo. Lean es un proceso de mejora continua. Esto significa que sus KPI deben evolucionar según sea necesario para adaptarse mejor a los objetivos estratégicos actuales de su empresa.