Los cinco principios de Lean

Lean nació de las prácticas de fabricación, pero recientemente ha transformado el mundo del trabajo y la gestión del conocimiento. Fomenta la práctica de la mejora continua y se basa en la idea fundamental del respeto a las personas. Womack y Jones definieron los cinco principios de la manufactura lean en su libro «La máquina que cambió el mundo». Los cinco principios se consideran una receta para mejorar la eficiencia en el lugar de trabajo e incluyen: 1) definir el valor, 2) mapear el flujo de valor, 3) crear flujo, 4) usar un sistema de extracción y 5) luchar por la perfección. Las siguientes secciones proporcionan una descripción detallada de cada principio.

Explicación de los cinco principios Lean:

Figura 1. Los cinco principios Lean

1. Establecer el valor

Para comprender mejor el primer principio de definición del valor para el cliente, es importante comprender qué es el valor. El valor es lo que el cliente está dispuesto a pagar. Es fundamental descubrir las necesidades reales o latentes del cliente. A veces, los clientes pueden no saber lo que quieren o no pueden articular. Esto es especialmente común cuando se trata de nuevos productos o tecnologías. Existen muchas técnicas como entrevistas, encuestas, información demográfica y análisis web que pueden ayudarlo a descifrar y descubrir lo que los clientes encuentran valioso. Con estas técnicas cualitativas y cuantitativas, puede averiguar qué quieren los clientes, cómo quieren que se entregue el producto o servicio y el precio que pagan.

2. Mapear el flujo de valor

El segundo principio Lean es identificar y mapear el flujo de valor. En este paso, el objetivo es utilizar el valor del cliente como punto de referencia e identificar todas las actividades que contribuyen a esos valores. Las actividades que no agregan valor al cliente final se consideran desperdicio. Los residuos se pueden dividir en dos categorías: sin valor añadido pero necesarios y sin valor e innecesarios. Este último es puro desperdicio y debe eliminarse, mientras que el primero debe reducirse tanto como sea posible. Al reducir y eliminar los procesos o pasos innecesarios, puede asegurarse de que los clientes obtengan exactamente lo que quieren y, al mismo tiempo, reducen el costo de producción de ese producto o servicio.

3. Crear flujo

Después de eliminar los residuos del flujo de valor, la siguiente acción es garantizar que el flujo de los pasos restantes se desarrolle sin problemas, sin interrupciones ni retrasos. Algunas estrategias para garantizar que las actividades de valor agregado fluyan sin problemas incluyen: romper pasos, reconfigurar los pasos de producción, nivelar la carga de trabajo, crear departamentos multifuncionales y capacitar a los empleados para que sean polivalentes y adaptables.

4. Establecer tracción

El inventario se considera uno de los mayores desperdicios en cualquier sistema de producción. El objetivo de un sistema basado en extracción es limitar el inventario y los elementos de trabajo en proceso (WIP), asegurando que los materiales y la información necesarios estén disponibles para un flujo de trabajo fluido. En otras palabras, un sistema basado en extracción permite la entrega y la fabricación justo a tiempo, donde los productos se crean cuando se necesitan y solo en las cantidades necesarias. Los sistemas basados ​​en extracción siempre se crean a partir de las necesidades de los clientes finales. Al seguir la corriente de valor y volver al sistema de producción, puede asegurarse de que los productos que produce podrán satisfacer las necesidades de sus clientes.

5. Persigue la perfección

El desperdicio se evita realizando los primeros cuatro pasos: 1) identificación de valor, 2) mapeo de flujo de valor, 3) creación de flujo y 4) adopción de un sistema de extracción. Sin embargo, el quinto paso en la búsqueda de la perfección es el más importante de todos. Esto hace que el pensamiento Lean y la mejora continua de procesos sean parte de la cultura organizacional. Cada empleado debe esforzarse por lograr la perfección al entregar productos basados ​​en las necesidades del cliente. La empresa debe ser una organización que aprende y siempre debe encontrar formas de mejorar un poco cada día.

Aplicación de los principios

Los cinco principios Lean proporcionan un marco para crear una organización eficiente y eficaz. Lean permite a los gerentes descubrir ineficiencias en sus organizaciones y ofrecer un mejor valor a los clientes. Los principios fomentan la creación de un mejor flujo en los procesos de trabajo y el desarrollo de una cultura de mejora continua. Al practicar los 5 principios, una organización puede seguir siendo competitiva, aumentar el valor entregado a los clientes, reducir el costo de hacer negocios y aumentar su rentabilidad.

Utilice The Lean Way para permitir que equipos de todo tipo y en todos los niveles de su organización apliquen los principios Lean en su trabajo. Comience con una prueba gratuita de 14 días.